noûs

gr. = inteligência, intelecto, espírito, Princípio-Intelectual. Latim: spiritus, intellectus. Esse termo tem dois sentidos: (1) substância: espírito; (2) faculdade mental: inteligência ou intelecto. Encontramos o termo noûs empregado desde a origem tanto no sentido metafísico quanto no psicológico. Seus derivados , , , , énnoia, etc.

Guthrie: Tractate 38 (VI, 7) - HOW IDEAS MULTIPLIED, AND THE GOOD

A. HOW IDEAS MULTIPLY.

1. The eyes were implanted in man by divine foresight.

Senses not given to man because of experience of misfortunes.

Nor because of god's foresight of these misfortunes.

Foresight of creation is not the result of reasoning.

Both reasoning and foresight are only figurative expressions.

In god all things were simultaneous, though when realized they developed.

2. In the intelligible, everything possesses its reason as well as its form.

Intelligence contains the cause of all its forms.

Igal: Tratado 47,4 (III, 2, 4) - A vida daqui é movimento e desordem

4. No nos admiremos de que el fuego sea apagado por el agua, o de que cualquier otra cosa sea destruida por el fuego. Alguna otra cosa trajo al fuego a la existencia y, como no se ha producido por sí mismo, algo también que no es él le destruye. El fuego vino a la existencia por la destrucción de alguna otra cosa, con lo cual, naturalmente, nada tiene de extraño que él mismo sea destruido, porque, además, una cosa nueva surge con la destrucción del fuego.

Igal: Tratado 47,3 (III, 2, 3) - O universo é belo e autárcico

3. No procedería muy justamente quien abominase de este mundo como si se tratase de algo que no es bello ni perfecto, entre los seres corpóreos. Ni estaría bien acusar a quien le dio el ser, porque su existencia es, ante todo, producto de la necesidad y no de una acción reflexiva. El ser superior engendra naturalmente todo otro ser semejante a él.

Igal: Tratado 47,2 (III, 2, 2) - O universo é uma imagem inferior do Intelecto

2. De ese mundo verdadero y uno obtiene su existencia este mundo nuestro que no es verdaderamente uno; que es múltiple, añadiremos, y se halla repartido en muchas partes, distantes y extrañas entre sí, en las cuales ya no reina la amistad, sino también el odio, por la misma separación e insuficiencia de cada parte que, necesariamente, se hace enemiga de la otra. Cada parte no se basta a sí misma, sino que necesita de otra parte para conservarse, siendo no obstante enemiga de aquella por la que se conserva.