Calcídio — Antropologia

Antropología
Excertos de Guillermo Fraile, "Historia de la Filosofia"

Calcidio concibe el hombre como un compuesto de cuerpo, en el cual entran los cuatro elementos materiales y los cuatro humores (C.200), y de un alma distinta del cuerpo creada por Dios. Analiza detalladamente la definición aristotélica del alma como forma del cuerpo: «Anima est prima perfectio corporis naturalis organici possibilitate vitam habentis» (C.209); pero la rechaza interpretándola en sentido material, a la manera de una forma que nace y perece con el mismo cuerpo. Por su parte prefiere la noción platónica: «Anima est substantia carens corpore, semetipsam movens, rationabilis» (C.223). El alma es independiente y anterior al cuerpo y le sobrevivirá después de la muerte. «Anima vero omni corpore est antiquior, habens olim, et ante coniugationem corporis, substantiam propriam: exstinctisque animalibus separatur sine perpetuitatis incommodo: ut quam constet in aeterno esse motu, quia habet internum, domesticumque, ex natura sua motum» (C.222).

El alma es simple, sin ninguna composición, e inmortal. No obstante, Calcidio distingue en ella tres partes: una superior, que habita en la cabeza; otra media, que está localizada en el corazón, y otra inferior, en el vientre. En esta distribución piensa hallar una semejanza con las distintas regiones del mundo. «Certe hominis membra sequuntur ordinationem mundani corporis. Quare si mundus, animaque mundi, huius sit ordinationis, ut summitas quidem sit dimensa caelestibus, iisque subiecta divinis potestatibus, quae appellantur angeli et daemones; in terra vero terrestribus: etimperant quidem caelestia, exsequuntur vero angelicae potestates; reguntur porro terrena, prima summum locum obtinentia, secunda medietatem; ea vero, quae subiecta sunt, imum. Consequentur etiam in natura hominis est quaedam regale, est aliud quoque in medio positum, est tertium in imo. Summum quod imperat, medium quod agit, tertium quod regitur, et administratur. Imperat igitur anima, exsequitur eius vigor in pectore constitutus, reguntur, et dispensantur, caetera pube tenus, et infra» (C.230). Añade una larga exposición acerca de los sentidos, especialmente del de la vista.

Calcidio, conforme al concepto platónico de la realidad, distingue tres grados de seres, a los que corresponden otros tantos grados del conocimiento: 1.° Las Ideas, que son realidades fijas y estables, son perceptibles por el entendimiento y constituyen objeto de ciencia. 2.° Las cosas sensibles que tienen formas propias fspecies nativae) son perceptibles por los sentidos y constituyen objeto de opinión. 3.° Pero la materia en sí misma no es ni inteligible ni sensible. Por lo tanto, no constituye objeto ni de ciencia ni de opinión. Afirmamos su existencia por una especie de conocimiento ilegítimo (sciencia adulterina), pero sin poderla llegar a percibir ni a comprender.